Metáfora del árbol

LA METÁFORA DEL ÁRBOL

Orígenes de la Violencia Especista

Orígenes de la Violencia Especista: La metáfora del árbol

Pensemos por un momento en la estructura que tiene este árbol. Conforme pasa el tiempo, si se alimenta bien, sus raíces crecen y se multiplican. Se hacen más fuertes, más grandes y más largas.

Si os fijáis bien, de toda esa maraña de raíces, crece un único tronco que a diferencia de sus raíces tiene una forma definida. Es como si todas esas raíces, revueltas bajo tierra, al final se ordenaran formando algo nuevo y diferente al salir a la superficie.

La fuerza del tronco depende directamente de sus raíces. Si las raíces se alimentan, el tronco será cada vez más ancho y más fuerte con el correr de los años.

Raíces y tronco permanecen estables, sin grandes cambios, más que su propia expansión si se alimenta, o su deterioro y muerte lenta si no lo hace. En cambio fijaros en sus ramas y en sus hojas. Sus hojas varían de color, de tamaño y de forma dependiendo de la estación del año en la que se encuentre.

A veces se vuelve amarronado y otras verde y brillante, a veces da frutos y a veces sus hojas caen y se secan. Pero incluso en pleno invierno, cuando está desnudo y parece más débil, no lo es. Solo hay que esperar que llegue la primavera otra vez, para que despliegue toda su fuerza y florezca de nuevo.

Así es cómo funciona el Especismo. Sus raíces son fuertes, sólidas, parecen permanentes, porque son milenarias… En cambio sus ramas y sus hojas varían con los cambios de siglo, de épocas y de modas.

Cada rama y cada hoja que florece representan a la VIOLENCIA ESPECISTA. Si el Especismo Antropocéntrico es la causa, la Violencia Especista es su síntoma. Y por más que cortemos sus hojas una y otra vez, si el tronco resiste, entonces el árbol volverá a florecer.

Cada cultura creará su propio árbol y de él florecerá algo único y diferente. Por eso, para comprender las particulares características de una sociedad debemos mirar “su árbol”. O lo que es lo mismo, los parámetros de realidad que ha creado (por ejemplo, en China los humanos consideran a los perros como alimento, pero aquí en Europa esto se ve como una aberración).

El término Violencia Especista nace de este esfuerzo por visibilizar sus orígenes, invisibles. Cada vez que digamos Violencia Especista, estaremos diciendo, violencia, si, pero ESPECISTA. Y esto es hacer visible lo invisible.

Romina Kachanoski

← Volver a Orígenes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s